viernes, 26 de abril de 2013

LA PERFECTA CABRONA



Hace más o menos un año mi amiga Ampy me regaló el libro “Manual de la perfecta Cabrona” de Elisabeth Hilts. Andaba yo por entonces algo baja de ánimo y Ampy pensó que si yo leía el libro conseguiría con ello venirme un poquito arriba. Pero resulta que no soy muy devota de los  ejemplares de autoayuda… Así que lo coloqué en la estantería pensando  en que quizás algún día lo leería. 




Esa coyuntura se ha dado esta mañana. Creo que cada libro tiene su momento. Sólo hace falta escucharlos. Sí, sí, escucharlos… Si lo haces atentamente, ellos te llaman en la ocasión más oportuna para que abras sus páginas y te pierdas entre sus letras.

Personalmente considero que la literatura es una de las mejores terapias que existen para muchas de las crisis que sufrimos. Y es que ¡no hay mejor refugio que un libro! Yo, inmersa en él, dejo mis preocupaciones diarias a un lado para perderme de la mano de mi imaginación en siglos pasados, lugares mágicos, guerras e idilios, amores y desilusiones… Es entonces cuando los problemas dejan de ser lo único que ocupa mi cabeza. Me meto en la piel de los personajes y en sus problemas propios (ya no son los míos los protagonistas). Además la lectura es ¡un bálsamo para el alma y el mejor inductor al sueño!





  
A ver, que siempre me disperso. ¡A lo que iba! el “Manual de la Perfecta Cabrona”de Elisabeth Hilts. Supongo que estaréis conmigo en que el título impacta (buen recurso de la autora para llamar la atención). Os contaré que, de hecho, cuando algún amigo mío ha venido a casa y lo ha visto en la estantería, lo he sorprendido poniendo cara de asombro como pensando: “-¡¿Yeyes con un manual de “perfecta cabrona”?! ¡Qué barbaridad! Mmmmmmmm….”

Según el “Diccionario de uso del español de María Molinercabrona se aplica como insulto violento a una persona contra la cual tiene el que se lo aplica graves motivos de irritación. ¡Ahí queda eso! Pues bien, yo ni lo soy ni lo quiero parecer… Pero si tengo en cuenta la forma en que utiliza el adjetivo la autora del libro, igual hasta estaría encantada de que me lo llamaran…. Pero... ¡Aviso! montaré en cólera si oigo salir de la boca de cualquiera este calificativo en tono ofensivo. Y ya sabéis, quien avisa no es traidor...


 

Volviendo al libro (que ya me estoy yendo por las ramas otra vez) os diré a continuación que es lo que pienso de él. A ver, desde mi punto de vista, me parece que tiene ritmo y está bien estructurado. La autora utiliza un lenguaje sencillo en frases cortas lo que, junto a las divertidos dibujos que lo ilustran, hacen que su lectura sea fácil y amena. Yo me lo he leído en una hora.


 La autora del libro: Elisabeth Hilts


Puede ser que por su título creamos cuando lo cogemos que tenemos entre las manos una oda al feminismo o un rechazo al machismo. Nada más lejos de la realidad. Yo no he encontrado en él nada que me resultara abusivo ni ofensivo acerca de los hombres (si así hubiese sido, no creo que le hubiese dedicado este post).  Además el último de sus capítulos está designado a ellos. Pero independientemente de este hecho y aún siendo un libro destinado a las mujeres, todo lo que en él se aconseja puede ser perfectamente aplicado al género masculino. Y es que su autora lo que hace es reflexionar sobre el papel que tenemos cada uno en la sociedad y describir las distintas formas en las que deberíamos actuar ante según qué situaciones para así sentirnos bien a nivel emocional e íntimo. Resumiendo: seguros, contentos y a gusto con nuestra personalidad.




Os cuento que la frase del libro es: “Yo creo que no”. Y estoy de acuerdo con Elisabeth en que es inútil la negativa rotunda ante circunstancias que nos incomodan. Yo creo que no es necesaria la imposición, pues hace del diálogo y del entendimiento algo casi imposible.




En fin, que yo no sé si llegaré a ser una “perfecta cabrona”… Ni siquiera sé si quiero serlo… Pero lo que sí puedo hacer es recomendar su lectura a quien quiera pasar un rato distendido, divertido y con un punto de reflexión.

Hoy me despido con una cita que aparece en el libro. Es de May Sarton (poeta y novelista americana) y dice así: “Morimos por confort y vivimos por conflicto”.

Yeyes.


3 comentarios:

  1. Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.

    ResponderEliminar
  2. Buenisimo. A mi me pasa lo igual. Si ordenara mis libros por orden de llegada sepodría adivinar mi estado mental.; ojo que alguno me lei de stephen king!!! Ahora mismo le enseño tu post a Ampi!!!!!! Jajaajajaj rumbo a zahara.vente conmigo . Love

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pero qué envidia me dáia las dos!! Yo quieroooooo!! Tengo muchas ganas de veros a las dos! Organización YAAAA!! Love u too 😘

      Eliminar